¿Quién dijo que un año debería durar 365 días o cómo se supo que la Tierra no era el centro del universo?… Sí, hubo un tiempo en el que se creía que los astros giraban alrededor de nuestro planeta y no del sol.

Algunas de estas interrogantes, entre muchas otras, sobre lo que está más allá de nuestro planeta Tierra han sido respondidas por personas que han dedicado su vida al estudio del universo. Astrónomas y astrónomos, desde el siglo XV, comenzaron a formarse de manera profesional para intentar comprender que el universo está conformado por galaxias, estrellas y planetas.

Hace muchos años, cuando no había tecnología GPS para navegar por los océanos, observar el cielo era clave para saber la posición de los barcos. Los cuerpos celestes eran usados también para conocer las condiciones del tiempo y predecir si habría buenas cosechas.

Al igual que otras ciencias, la astronomía ha pasado por diversos cambios, como los descubrimientos que nos han permitido entender de mejor manera el cosmos. 

Gracias a los estudios de Vera Rubin, ahora se sabe que la materia oscura representa el 84 % de la composición total del universo. Conocer su existencia permite entender el tamaño, la forma y el futuro del cosmos. Aunque no lo creas, no se tiene idea de cómo es o qué compone esta materia oscura, por lo que los científicos la siguen estudiando. 

¡Claro! México no se ha quedado atrás: el astrónomo mexicano, Manuel Peimbert Sierra a quien sus profesores le decían cuando era niño, que «únicamente los genios pueden hacer investigación” se dio cuenta de que hay investigadores muy brillantes y que los “astrónomos trabajaban de sol a sol”, y que para hacer ciencia se requiere tener pasión por ella. De esta manera descubrió que el gas de las primeras galaxias estaba compuesto por 23% de helio y 77% de hidrógeno.

Tú podrías ser la siguiente mexicana o mexicano de quien se escriba en artículos de ciencia.

Es sorprendente que los seres humanos seamos capaces de conocer la estructura de cosas que no podemos tener físicamente en un laboratorio o tocar de manera directa, ¿verdad? 

Si has llegado hasta aquí, puede que te hayas interesado por algo en esta área de conocimiento. Te invitamos a hacer un pequeño ejercicio. Contesta el siguiente test y descubre en qué área de la astronomía podrías desarrollarte de acuerdo a tus gustos e intereses. 

test
Cuando buscas ver un documental eliges el que habla de:
Tu materia favorita en la escuela es:
Tu científic@ favorit@ es:
Lo que más te llama la atención del universo es:
Es la actividad que más te define:

Para ser astrónoma o astrónomo no se necesita más que tener una curiosidad insaciable y una carrera STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés). Esta puede ser la puerta que te dé acceso a todo este mundo de conocimiento, con el cual puedes seguir contribuyendo al entendimiento del universo. ¿Te imaginas que puedes ser tú quien por fin descubra cómo luce o de qué se compone la materia oscura? No lo imagines, anímate a estudiar una de estas carreras y alcanza el cielo poniendo en práctica todas tus habilidades. 

Fuentes:
https://www.amnh.org/learn-teach/curriculum-collections/cosmic-horizons-book/vera-rubin-dark-matter
https://mx.indeed.com/orientacion-profesional/como-encontrar-empleo/carrera-astronomia
https://www.astronomy.com/science/how-vera-rubin-confirmed-dark-matter/
https://www.ciencia.cl/CienciaAlDia/volumen2/numero4/articulos/articulo4.html